Juan García Única

La marca España (A la atención del NYT)

In Economía on 14 octubre, 2012 at 13:48

Si digo que vivimos en un mundo en el que la imagen de las cosas está por encima de las cosas mismas creo que no descubro la pólvora. Tampoco creo que nadie me considere original por señalar, una vez más, que el capitalismo conlleva la conversión en mercancía de absolutamente todo, tanto de las cosas como de su imagen, sin ir más lejos. Y si añado que corren tiempos de agitar las banderas y entonar cánticos a la patria, como sucede cada vez que la patria anda famélica, ya sí que me convierto en el colmo de la obviedad.

Casi coincidiendo con la entrada de octubre, el diario Ideal (que en versión papel copa los quioscos de Granada, Jaén y Almería) ha iniciado su peculiar y optimista cruzada contra –sí, sí, como suena– The New York Times por el devastador reportaje publicado por éste en el que se ilustraba, vía fotográfica, la estrechísima relación entre austeridad y hambre. Uno simplemente supone que son ganas de llamar la atención y buscar el autobombo del trending topic, pero en lo que parece una iniciativa que se pretende simpática, tirando a inofensiva y bienintencionada, el único retrato que se acaba delimitando es el del porno de la sonrisa impostada.

Duele, intranquiliza, inquieta y da miedo ver a personas, que podríamos ser nosotros, rebuscando comida en los contenedores. Y ni por asomo pienso que en Nueva York o en cualquier otra parte la gente sea generalmente tan plana como para pensar que la realidad tiene una sola cara, de modo que el mero hecho de insistir en hacérselo ver no deja de parecerme un acto de condescendencia cateta. Que un político del PP o cualquier gerifalte de la patronal salgan diciendo que el reportaje del NYT es malo para la marca España me parece coherente con una lógica, la suya, en la que efectivamente la imagen es más importante que las cosas, todo es bueno o malo en función de cómo se vende, de cómo se mercantiliza, y la patria es una imagen corporativa. Lo que digan estos equivale, para personas con dos dedos de frente, a menos que nada.

Lo preocupante de iniciativas tan ocurrentes como la de Ideal es que, ante la amenaza de la miseria, intentan subir la moral animando a la gente a convertirse en el empleado del mes de la marca España. Sea lo que sea ésta, y por no romper la lógica del capital, yo no le daría gratis mi mejor sonrisa.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: