Juan García Única

Asombrado


Juan García Única (Granada, 1979). Más allá de esos datos me resultaría demasiado extraño referirme a mí mismo en tercera persona. Acaso me gane ese derecho el día -improbable- en que reciba un premio o acredite méritos realmente dignos de figurar en un anuario. Por ahora sigo sin confundirme con mi biógrafo. Se me da bastante bien perder el tiempo, por cierto. Entre otras cosas suelo derrocharlo (pues no lo cobro) escribiendo cosas varias: algunos artículos en revistas especializadas, un ensayo sobre literatura medieval y, ya que me he animado, este blog. En 2008 me doctoré en Filología Hispánica en la Universidad de Granada, pero nunca de las paredes de mi casa ha colgado ningún título, aunque sí cuadros con las ciudades que nos gustan (Praga está más allá de eso incluso). Tuve despacho una vez, pero era prestado. Como a tanta gente, me indigna la dificultad creciente para conseguir un sueldo. Procuré ganármelo dando clases cuando lo tuve. Actualmente soporto las inclemencias de estos tiempos despiadados planeando nuevos -y ojalá que buenos- libros. El próximo me gustaría que fuese un ensayo sobre el fútbol como forma azarosa de ficción. ¿Por qué no?

* * *

Desde hace tiempo advierto, asombrado, cómo internet está propiciando un tipo de escritura que reúne algunas características que valoro muchísimo, y que por tanto más quisiera que definiesen a la mía, aunque ya se sabe que del dicho al hecho hay un trecho. Entre ellas: inteligencia, inmediatez, un uso amable de la mirada certera y -no son lo mismo- un uso certero de la mirada amable. La urgencia es necesaria; las prisas, en cambio, no son buenas. Al exhibicionismo sentimental que tanto abunda, por el contrario, lo considero la incursión en la red del peor siglo XIX (si se cambia el orden de las dos últimas cifras, se comprueba fácilmente que sale XXI). De momento prefiero no activar la opción de los comentarios en las entradas. En las actuales posibilidades para difundir y compartir lo que se escribe en medios como éste reside el único anonimato que me interesa. De todas formas, en caso de desearlo, se puede contactar conmigo en la siguiente dirección: asombrario@gmail.com. La uso para hacer amigos.

El tema de este blog es misceláneo. La casualidad ha querido que lo inaugure tan sólo unos pocos días después de que me hayan regalado mi primera cámara de fotos propia: dar cuenta, y darla bien, de la variedad del mundo. He ahí el objetivo de mi teclado y el de mi cámara.

Sé que hay una certeza adverbial en el asombro: aquí y ahora. Sé también que el asombro habita (que no vive) en la memoria: allí y entonces. Y tengo presente que su porvenir no está asegurado en los adverbios, sino suspendido en los pronombres. Interrogativos, por supuesto: cuándo, dónde…

Con eso ya nos da para escribir un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: