Juan García Única

Archive for the ‘literatura’ Category

Dos biografías

In literatura on 18 julio, 2013 at 13:28

Voy leyendo estos días, en parte por gusto y en parte por necesidad, la suculenta biografía de Quevedo que hace ya década y media publicase Pablo Jauralde Pou en la Nueva Biblioteca de Erudición y Crítica de Castalia. De entrada nunca será fácil seguirle la pista biográfica a quien ha sido, como con tino señala Jauralde, «más veces imaginado que recobrado históricamente». De ese complicado envite, sin embargo, el libro sale algo más que airoso.

Leer el resto de esta entrada »

Un libro deslumbrante de Juan Espinosa

In literatura, Uncategorized on 28 octubre, 2012 at 13:52

El secreto mejor guardado de Granada tiene nombre y apellidos. Se llama José Antonio García Sánchez y no creo que me perdone que lo(s) revele. Los tipos como él se mueven mucho. De hecho, se mueven tanto que nunca salen en la foto. Sé bien que no es persona de discursos, aunque sí un conversador infalible, y me da que es de los que conocen que no es lo mismo abrocharse la camisa que remangársela. Si tuviera que definirlo en un solo trazo diría que es un hombre que hace libros.

Leer el resto de esta entrada »

Semblanza de Ioana

In literatura on 11 septiembre, 2012 at 18:14

Imaginemos por un momento que no se ha escrito ya un soneto que acabe así: «París, fría ciudad, ciudad tan fiel, / ciudad que estás escrita en nuestra piel». Y ahora, y sin que sirva de precedente, pongámonos por un momento estilísticos, incluso –por qué no– ligeramente anticuados. Al fin y al cabo todo ello nos viene bien para ponderar, por ejemplo, el ritmo yámbico casi perfecto de estos dos endecasílabos, o la juguetona geminación interna (ciudad, ciudad) del primero de ellos, o quizá también la diseminación de la que es objeto la misma palabra ciudad (ciudad, ciudad… ciudad). Lo que importa es la música, esa especie de tango que nos lleva y nos trae. Y conste que escribo esto a sabiendas de que para que tal soneto sí haya sido escrito, para que su música y todo lo que en ella se cifra sí suene, a la autora del El sol en la fruta jamás se le habrá pasado por la cabeza algo tan estúpido como sentarse a escribir intencionadamente un endecasílabo con sus geminaciones y sus diseminaciones varias. No, claro que no. Este baile ha llegado al papel de otra manera. De una manera en la que merece la pena indagar un poco. Leer el resto de esta entrada »

Suso y Yuso

In Historia, Lengua, literatura on 28 agosto, 2012 at 20:06

En mi escritorio, junto al ordenador, tengo desde hace unos días una piedra que me regaló mi mujer con la cuaderna segunda de la Vida de Santo Domingo de Silos de Gonzalo de Berceo («Quiero fer una prosa en román paladino / en cual suele el pueblo fablar con su vecino», etc.). Se trata de un souvenir turístico que me gustó desde el principio por, entre otras cosas, sus errores: lo vendían en la tiendecilla del Monasterio de Suso de San Millán de la Cogolla al reclamo de «Primer poema de la lengua castellana». No hay demasiada verdad ni en el lugar ni en el reclamo, claro, puesto que ni se trata del primer poema del que tenemos constancia en dicha lengua ni se escribió para fomentar el peregrinaje a San Millán de la Cogolla, sino seguramente para que los que por allí pasaban no dejasen de honrar también los restos de otro santo, Santo Domingo de Silos, que estaban en Burgos, a más de cien kilómetros de los de San Millán. El propio Berceo se refería a Santo Domingo como «el que dizen de Silos que salva la frontera», y es fácil imaginarse que con esa apreciación estaba de paso dando algunas indicaciones para el camino a los peregrinos. El entorno de los dos monasterios de San Millán de la Cogolla, Suso (el de arriba) y Yuso (el de abajo), es por tanto más que interesante.

Leer el resto de esta entrada »

Leer, leerse

In educación, literatura on 28 junio, 2012 at 14:01

Leer, leerse es el título de un arrebatado libro de Franco Ferrarotti cuyo broche siempre me ha parecido espeluznante, sin más: «Sé que moriré con un libro en la mano. Será mi extremaunción». Yo no sé –ni ganas, claro– cómo moriré, pero mientras llega ese momento sí creo tener cierta conciencia de que la lectura es un asunto, en el más amplio sentido del adjetivo, vital.

Leer el resto de esta entrada »

Librología

In literatura on 29 abril, 2012 at 16:03

Una de las ventajas que más se predican del libro electrónico es la posibilidad que ofrecen algunas plataformas de acceder a las diez primeras páginas de una obra antes de tomar la decisión de adquirirla o no. No me parece –justicia capitalista mediante– una mala idea, pero considero que su utilidad se restringe fundamentalmente a los lectores de novelas y, más concretamente, a los lectores de best sellers. Por mi parte admito que me da una pereza enorme el debate sobre las respectivas ventajas e inconvenientes del libro tradicional y del libro electrónico, lo que quizá se deba a que no me resultan tan interesantes las revoluciones técnicas en sí mismas como las causas que las explican.

Leer el resto de esta entrada »

Hojas, manos, nombres

In literatura on 20 enero, 2012 at 23:33

El Libro de buen amor no sólo no se llamó siempre así, sino que además fue considerado durante mucho tiempo –por utilizar una añeja expresión de Menéndez Pelayo– poco menos que como un «extraño centón». O dicho de otro modo: no se veía en el texto de Juan Ruiz una obra literaria propiamente dicha, con un plan de composición definido, sino una amalgama de diversos poemas y materiales tomados sin ton ni son y de aquí y de allá. Se deduce esto, entre otras cosas, del nombre que figura en el lomo de cierto volumen manuscrito que he podido tener entre mis manos estos días: Arcipreste de Hita. Obras.

Leer el resto de esta entrada »

No tan imposible

In literatura on 10 mayo, 2011 at 13:33

Para hablar de un libro, y no de uno cualquiera sino de uno de los mejores que he podido leer últimamente, debo empezar por ensayar una distinción que acaso resulte precipitada y acaso también algo tópica. Aquella que traza una línea, no tan meridiana, entre la persona inteligente y la persona sabia. Pero prometo que serán sólo un par de trazos. Quizá las cualidades de la persona inteligente estén relacionadas con la inmediatez y el pragmatismo, mientras que las de la persona sabia tengan más que ver con el alcance y la reflexión. Una persona inteligente puede resolver complejas ecuaciones o escribir páginas algo más que aceptables, pero una persona sabia se pregunta, además, por y para qué hacerlo. Y, efectivamente, no tiene elección. En ese sentido, ni los inteligentes son inteligentes todo el tiempo ni tampoco lo son los sabios, pero, en general, creo que se aceptará que por definición todas las personas sabias son inteligentes mientras que no todas las personas inteligentes son por definición sabias. Leer el resto de esta entrada »

A %d blogueros les gusta esto: