Juan García Única

El gato de Feijoo (II)

In progreso on 19 septiembre, 2015 at 13:00

Pensaba el bueno de don Ramón Menéndez Pidal que la formulación más perfecta del espíritu castellano, y por ende de la nación española, había que buscarla en la poesía de los juglares, y de ahí que dedicase libros enteros como Poesía juglaresca y juglaresOrígenes de las literaturas románicas (más que «u» habría que poner la conjunción «y», pues los acabó reuniendo en un solo volumen) a tratar de establecer de qué modo los orígenes literarios de la patria habrían sido esencialmente juglarescos, que para él era como decir populares. De hecho, que Berceo se denominase a sí mismo juglar de Santo Domingo y trovador de la Virgen, pese a cultivar una poesía emparentada en muchos aspectos con la tradición mediolatina de la clerecía europea, constituía para Menéndez Pidal la prueba del atractivo irresistible de la juglaría española, que no podía sino contaminar e impregnar con su esencia hasta las poéticas de raíces más claramente panorámicas que se conocieron en tierra castellana.

Anuncios

El gato de Feijoo (I)

In política on 18 septiembre, 2015 at 12:39

Uno de los momentos que más irritan en una discusión se produce cuando alguien, para demostrar que tiene razón, acaba recurriendo al Diccionario de la Real Academia Española con la intención de hacerle ver a otro que se equivoca en el empleo que hace de tal o cual palabra, o directamente, lo cual es peor, para afirmarse en lo que defiende suponiendo que la Academia se pone de su parte y le da la razón al definir váyase a saber qué vocablo. Por mucho que a fuerza de hacer eso haya acabado pareciendo el demiurgo de la lengua, lo cierto es que el DRAE, que tiene otras cualidades, no se ha caracterizado nunca por una exquisita precisión conceptual. A la verdad, bastante avance ha sido ya el que poco a poco haya tratado de ir aproximándose a algo parecido a un diccionario de uso, donde el criterio para la definición de una palabra no pasa tanto por apoyarse en la mención de una autoridad cuanto por registrar los usos que de ella hace una comunidad de hablantes. No diría yo tanto como que las lenguas son organismos vivos, según reza un lugar común, pero como es evidente que quienes las hablan día a día sí suelen serlo, los significados, vamos a decirlo así, cambian y se modifican en función de por dónde van los tiros de los usos y costumbres de los animales humanos. Es por esa manía odiosa de tirar de DRAE, por cierto, por la que voy a dejarme llevar ahora.

Seminario 21

In Seminario 21 on 26 noviembre, 2014 at 18:32

Un breve recordatorio para dar a conocer esta iniciativa en la que llevamos tiempo trabajando. Pensamos que merecerá mucho la pena. Como pronto, también, la merecerá esto.

A %d blogueros les gusta esto: